Fluidr
about   tools   help   Y   Q   a         b   n   l
User / Jesús Nicolás Sánchez
Jesús Nicolás Sánchez Sánchez / 88 items

N 6 B 163 C 7 E May 19, 2016 F Apr 4, 2020
  • DESCRIPTION
  • COMMENT
  • O
  • L
  • M

Las interacciones de buitres negros (Aegypius monachus) con otras especies es común tanto en el momento de alimentarse de una carroña como en el de la nidificación. En el primer caso, lo habitual es que interrelacione con otras carroñeras, principalmente con buitre leonado, pero también en menor medida con alimoche, quebrantahuesos, así como milanos y córvidos; ocasionalmente incluso con zorros. La lucha por la supervivencia es muy dura en la naturaleza y una abundante fuente de alimentación en un punto muy localizado puede conllevar a la concurrencia de varias especies distintas luchando por esa fuente de alimento. Aunque la agresividad de los buitres y otras especies (lobos, osos, etc) puede variar en gran medida dependiendo del grado de hambre que tenga el animal, lo cierto es que, en líneas generales, el buitre negro suele mantener una conducta dominante en estos banquetes tan concurridos. La imagen que traigo hoy muestra la clásica postura intimidatoria de una ejemplar joven (la cabeza negra y la cera del pico bastante rosada) hacia otro animal que se encuentra fuera de la composición. Cola levantada, alas abiertas y caídas hacia el suelo, cabeza muy agachada y un caminar extraño, levantando las zarpas y avanzándolas como en una marcha militar. Un corto acelerón hacia el objetivo de su furia y seguro que habrá abierto un espacio alrededor de él. En estos ágapes son muy frecuentes las agresiones entre ejemplares, tanto intra como interespecíficamente. Y el propio hambre es una variable a tener en cuenta a la hora de marcar las dominancias a la hora de comer.

Respecto de las relaciones que mantiene con otras especies en el momento de la nidificación, estas interacciones suelen derivar del robo o uso de los nidos por unas y otras especies. Como todos sabemos, son aves de hábitos forestales que nidifican sobre grandes plataformas que construyen en lo alto de los árboles, generalmente encinas, pinos, alcornoques y en ocasiones enebros. Es bastante normal que sus nidos sean ocupados por los buitres leonados en aquellos lugares donde la gran abundancia de estos últimos provoque la escasez de repisas adecuadas en los cantiles. Es el caso de Monfragué, donde se pueden ver leonados reproduciéndose en árboles. Algo parecido ocurre con el águila imperial, rapaz que comparte con el buitre negro el mismo hábitat forestal. De esta forma, se dan casos de nidos de una u otra especie usurpados por la contraria. Además, cuando la proximidad de ambas rapaces es estrecha se suelen suceder escaramuzas aéreas en las que la imperial persigue y hostiga al buitre negro. Además, águilas culebreras, calzadas y reales también piratean ocasionalmente las plataformas construidas por los buitres negros sobre los árboles.

Y como relaciones interespecíficas clásicas, podemos describir las que mantienen con los córvidos, en especial con urracas y cuervos, resultando sencillo observar cómo estos hostigan en pleno vuelo, o mientras permanece posado el buitre, picoteando y tirándole de las plumas.

La foto no es ninguna delicia, pero documentalmente muestra perfectamente el comportamiento intimidatorio del buitre negro a otros comensales durante un banquete. En este caso, la oveja está prácticamente rebañada.

Un saludo.

Tags:   Aves Fauna Necrófagas Buitre negro Aegypius monachus

N 14 B 242 C 17 E May 26, 2018 F Apr 3, 2020
  • DESCRIPTION
  • COMMENT
  • O
  • L
  • M

Continúo con otro retrato más. Este, un clásico donde los haya. Aunque no sea el retrato perfecto que yo buscaba, se le acerca bastante. Eso me pasa por intentar emular a la foto de un buen amigo en el que su buitre negro decidió regalarle con el erizado de algunas de sus plumas golares, como si del cuello de la capa de un vampiro se tratara, en una foto perfecta con un fondo de muerte.

La presencia del buitre negro (Aegypius monachus) es para mí una verdadera maravilla. Me resulta de una belleza increíble, en especial los ejemplares juveniles con el cabezón aún muy negro. Y eso se debe a que les otorgamos a los animales adjetivos humanos que no deberíamos. En este caso, cada vez que veo a uno de estos animales cerca me transpira por cada poro de su piel esa sensación de seriedad, de prestancia, de elegancia, esos aires de nobleza que desprende. Ese modo de moverse entre los demás comensales no hace sino aumentar esas sensaciones.

Este ejemplar es adulto, lo que se distingue por la cera azulada del pico (el juvenil la tiene rosada) y la cabeza mucho más grisácea. Estamos ante la rapaz de mayor envergadura de Europa -más incluso que la media del pigargo europeo, que ya es una bestia parda-, y una de las mayores del planeta. De hábitos forestales, es normal encontrarlos muy lejos de aquellas zonas donde tienes sus colonias de cría planeando en busca de carroñas. En las península ibérica se encuentran las mejores poblaciones de esta rapaz en el mundo, cuya área de distribución se localiza tremendamente fragmentada por Asia y Europa. Como curiosidad que mucha gente desconoce, el buitre negro tiene poblaciones en el oriente asiático que migran durante el invierno.

Durante los años posteriores al desarrollo de la encefalopatía espongiforme, en Europa los buitres en general pasaron momentos muy difíciles dado que se generalizó la prohibición de arrojar las reses muertas en el campo, base de su alimentación en gran medida. Con los años y el problema de las vacas locas resuelto, y ante las insistentes reclamaciones desde los sectores ambientalistas, Europa comprendió que había llegado el momento de levantar un poco la mano y se reguló el abandono de cadáveres de ganado en el campo mediante sendos reglamentos del Parlamento Europeo y del Consejo (2009) y de la Comisión (2011). Al año siguiente (2012) se articuló en nuestro ordenamiento jurídico español ese nuevo marco legal europeo mediante un Real Decreto, lo que dejaba por fin en manos de las comunidades autónomas la aprobación de sus preceptivos reglamentos para que la regulación se pudiera aplicar en el campo, sobre el terreno. En Castilla y León en concreto, que es el caso que yo conozco de primera mano, se aprobó finalmente el decreto en 2013, pero sibilinamente no se hizo ninguna publicidad de ello entre los sindicatos y ganaderos de la región, dado que, durante la crisis de las vacas locas, la recogida del ganado muerto y su incineración se había convertido en un lucrativo negocio que bien supieron aprovechar unos pocos; y no parecía haber mucho interés de la administración autonómica por cortarles el grifo a estos (por algún motivo sería, digo yo, y como soy muy mal pensado, soy muy libre de imaginar que algún amigo suyo estuvo haciendo caja durante la obligación de llamar al camión).

En definitiva, que los ganaderos aún siguieron llamando a la empresa de recogida, pagando un dinero y forrando a otros durante un tiempo (hay quien sigue haciéndolo). Una vez regulado el abandono de los subproductos de origen animal no destinado a consumo humano (SANDACH) y sus derivados, las comunidades adjudicaron qué términos municipales eran susceptibles de servir para arrojar cadáveres en el campo (los incluidos en las zonas de protección para la alimentación de las aves necrófagas de interés comunitario), y se reguló quiénes podían sumarse a esta iniciativa: exclusivamente los ganaderos en extensivo que tuvieran su cabaña ganadera en los citados términos municipales y con el ganado saneado (vacunado de todo lo necesario).

Así las cosas, poco a poco los ganaderos se fueron enterando y al menos en Castilla y León creo que se ha ido generalizando.

Algunas secuelas nos quedan todavía de aquellos años duros cuando estuvo prohibido el abandono de ganado muerto en el campo, como la generalización de la creencia de que los buitres atacaban al ganado vivo también (incluso a las vacas sanas adultas), algo que anteriormente nunca habíamos oído. Espero que esa creencia no se instaure en las mentes de las generaciones futuras de ganaderos.

Respecto de la imagen diré que es una foto obtenida en una de las diversas carroñadas que yo preparo con el ganado que se le muere a un familiar, en plena meseta castellana, rodeados de cereal y algunas encinas. En estos casos, aunque coloque la oveja a unos 40-50 m de distancia, siempre dejo algo de pitanza a corta distancia del hide para hacer algún que otro retrato. En esta ocasión mi amigo buitre me permitió más de un retrato. Si os fijáis en su ojo se intuye la encina contra la que me encuentro empotrado dentro de la silla-hide. Espero que os guste.

Saludos a todos.

Tags:   Aves Fauna Buitre negro Aegypius monachus

N 13 B 296 C 15 E Jul 3, 2016 F Apr 2, 2020
  • DESCRIPTION
  • COMMENT
  • O
  • L
  • M

La población de cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) en nuestro territorio se mantiene en unas cifras que, sin ser preocupantes, hay que vigilar, pues la tendencia poblacional ha sufrido algunos vaivenes en las últimas décadas, con períodos de fuerte regresión. Según la web de SEO, se estima una población ibérica (en realidad no aclara si son cifras para la península o para España, lo cual puede ser muy distinto) de unas 4.400 parejas, de las que 2.900 se reproducen en la costa atlántica (Phalacrocorax aristotelis aristotelis) y el resto en la mediterránea (Phalacrocorax aristotelis desmarestii). De estas últimas la inmensa mayoría lo hace en el archipiélago balear (unas 1.300 parejas). Se trata de un cormorán de menor tamaño que el grande, al que tan acostumbrados estamos a ver en aguas continentales durante el invierno.

Es cierto que tanto unos cormoranes como otros, son aves de aspecto tosco que parecen tener poco encanto, al menos vistos desde lejos. Sin embargo, como todos los animales, cuando los observas de cerca siempre me han parecido una verdadera maravilla. En especial esa mirada esmeralda y ese plumaje metalizado que parece negro y de pronto lo descubrimos verde. El dibujo que artísticamente adorna las plumas de su espalda es el perfecto colofón a la belleza oculta de esta magnífica ave marina.

Saludos a todos.

Tags:   Aves Fauna Cormorán moñudo Phalacrocorax aristotelis

N 12 B 321 C 12 E Jul 3, 2016 F Apr 1, 2020
  • DESCRIPTION
  • COMMENT
  • O
  • L
  • M

Siguiendo con alguna que otra foto de carnet, os enseño hoy una de arao común (Uria aalge) obtenida en una de las islas Farne: se nos puede ver reflejados en su ojo, apelotonados, alucinando con la confianza de estas aves, nosotros que estamos acostumbrados a que se nos levante cualquier uyuyui a más de 200 metros de distancia. Como veíamos en la imagen anterior, las plumas de este otro álcido son también como fino terciopelo sobre su cabeza. La sedosa sensación que otorga es alucinante.

Hasta 2016 aún se tenía constancia de alguna reproducción residual en un par de localizaciones muy concretas (islote Vilán de Fora e isla Sisarga Grande) de la Costa de la Muerte, en la provincia coruñesa. Pero desde entonces han pasado ya tres largas temporadas sin que ninguna pareja se vuelva a reproducir. Lo que parecía un camino sin retorno parece que se viene confirmando en estos últimos años, cuando la única especie de álcido que aún se reproducía en las costas ibéricas parece haberlo dejado de hacer. No creo que en esta temporada trágica que estamos sufriendo como sociedad haya nadie revisando la costa atlántica para ver si esta especie ha vuelto a ocupar o no algún nido. Era una extinción anunciada de nuestro territorio ibérico. Triste y lamentable. Observar de cerca ese plumaje, y esos ojos, y esa línea perfilada que desciende hacia atrás desde la comisura del ojo como si de maquillaje se tratara, y pensar que ha desaparecido de nuestro territorio como reproductor no puede producirme más que una profunda tristeza.

Como curiosidad, decir que el plumaje superior de esta especie mantiene el típico patrón clásico de muchas aves marinas, de un marrón muy oscuro, casi negro, en la parte superior y blanco en las zonas ventrales, evolucionado para pasar así desapercibido tanto para las presas o posibles depredadores que se encuentren nadando bajo el animal dentro del mar (el blanco ventral se camufla con la luminosidad que procede de la superficie), como si se encuentran sobre él (el color oscuro del plumaje superior si disimula contra la oscuridad del propio fondo del mar). Es esta imagen ese color marrón muy oscuro, casi negro, de las partes superiores del animal ha quedado bastante aclarado, probablemente por las condiciones lumínicas del momento.

Un saludo a todos.

Tags:   Aves Fauna Arao común Uria aalge

N 139 B 10.4K C 37 E Jul 3, 2016 F Apr 1, 2020
  • DESCRIPTION
  • COMMENT
  • O
  • L
  • M

Ayer inicié una serie de retratos que hoy continuaré con el de esta alca común (Alca torda), especie que nos visita durante los inviernos por las costas especialmente atlánticas, pero que se reproduce en el centro y norte de Europa (Costas de Francia, UK, Mar del Norte, Islandia). Como otros álcidos siguen el patrón cromático negro por arriba y blanco por abajo. Cuando los ves de lejos parecen aves un tanto sosas, pero cuando tienes uno delante te sorprende la belleza de su plumaje apretado y fino, casi como si de pelo se tratara. Al igual que otras aves buceadoras, las patas le arrancan muy retrasadas. Esto y el uso de las propias alas bajo el agua les permite bucear a gran velocidad en busca de los peces de los que se alimenta.

Tags:   Aves Fauna Alca común Alca torda


5.7%