Fluidr
about   tools   help   Y   Q   a         b   n   l
User / SINDO MOSTEIRO / Sets / Natureza
Sindo Mosteiro / 380 items

  • DESCRIPTION
  • COMMENT
  • MAP
  • O
  • L
  • M

A Víspora de San Xoan

Que noite tan hermosa. Xa os rapaces
fixeron os montóns diante das portas
con garabullos, toxos e loureiros
Pra escomenzar a troula

Alcéndese a fogueira con faíscas
Y-o punto una tremenda labarada
cinteleando chispas, salta e rube
e triscando se espalla
Viva, Viva! ... din todos á porfía
Brincando por encima da fogueira
uns detras dos outros sin cuidar qu'o lume
lles queimase as pernas

Quen pode esquencer de vello
os seus tempos de rapás
quen pode esquencer a noite,
a noitiña de San Xuan
C'o seu sequito de bruxas
fogueiras, baños de mar,
augas de rosas, parrandas,
troulas, bailes e ainda máis?
Si hasta vellos como somos
ós fogos ímos brincar!

Alfredo Brañas, Certame de Pontevedra, 9 Agosto 1886.

MÚSICA: TRIM - Ratchenitza
youtu.be/IuXc-grD4uk

  • DESCRIPTION
  • COMMENT
  • MAP
  • O
  • L
  • M

(...)
En esto llamaron a la puerta. Oyóse la voz gangosa de la criada, llena de estupor y de susto. Apagando aquellos rumores llegó el eco bronco del mar. Y después, ante el asombro mudo de Fernanda y el asombro estridente de Don Gumersindo, entró José Eduardo, con un maletín al hombro, envuelto en un capote, chorreando agua, llenando de agua los pasillos...
El dueño de la casa fue hacia él con los brazos abiertos.
-¡Pero hombre! ¿Cómo ha venido? ¿Por dónde ha venido? ¿Por el aire, en globo?
-Por el mar, en una dorna...
-¡Si es imposible! ¡Si ni siquiera ha pasado la lancha! ¡Y mire que para no atreverse Morán en un día de tantos encargos como el de hoy!
-No se atrevió nadie. Busqué en Villaclara una dorna... Ofrecí veinte duros por traerme, hubiera ofrecido cien... ¡Nada! Que si estimarían los veinte duros, pero que estimaban más la vida...
-¿Y entonces, hombre?
-Compré al Bandallo su dorna y me vine solo...
Don Gumersindo le miró lleno de admiración y espanto.
-¡Solo!...
-Así...; con la escota en una mano, con la caña del timón en la otra... Había prometido venir, ustedes me habían prometido juerga, baile...Y yo no podía estar al otro lado aburrido, bostezando, mientras ustedes aquí se divertían...
Don Gumersindo seguía mirándole silencioso y casi con respeto. Cuando más tarde se fijó en el maletín, tuvo un gesto regocijado.
-Comprendió que el mal tiempo podía continuar, ¿eh? Trajo ropa...
No. José Eduardo no había meditado en la posibilidad del mal tiempo, no se había preparado para el porvenir; nunca pensaba más que en el presente. En aquella maleta no venía ropa.
La abrió sobre una mesa, y la mesa se inundó de flores, de camelias, rojas, blancas, todavía mojadas por la lluvia de la noche. Se dirigió a Fernanda:
-No había cosa mejor en Villaclara. No había otra cosa digna de usted...
Ella dejó sobre él una mirada lánguida, como olvidada, donde parecía aletear todo el secreto de su corazón. Entonces tuvo todavía un consuelo inesperado y dulce. La proximidad de José Eduardo pareció devolverle unas fuerzas que la distancia le robaba. Consideró más fácil luchar contra él y hasta contra la seducción de sus palabras rendidas y de sus miradas imperiosas que contra su recuerdo. Y se propuso ser fuerte, merecer todavía que Dios la perdonase y la amparase. No era un crimen enamorarse, no dependía eso de la voluntad humana; pero sí lo era ceder al encanto del amor prohibido, cuando, como a ella le pasaba, se adquirieron tan graves deberes...
(...)

Francisco Camba, El amigo Chirel, 1918.

MÚSICA: Great Big Sea - Barque In The Harbour
youtu.be/nUYpCHhQAzo

Tags:   camelia

  • DESCRIPTION
  • COMMENT
  • MAP
  • O
  • L
  • M

En cette fin des Temps aux travestis enfantins, c'est à une lumière du crépuscule, non fautive, que nous vouâmes notre franchise. Lumière qui ne se contractait pas en se retirant, mais demeurait là, nue, agrandie, péremptoire, se brisant de toutes ses artères contre nous.

René Char, Le nu perdu, 1971

MÚSICA: Hilary Hahn & Hauschka - Krakow
youtu.be/YB27uowZCS0

  • DESCRIPTION
  • COMMENT
  • MAP
  • O
  • L
  • M

MÚSICA: Scott Cossu - Shepherd's Song
youtu.be/L6FL1bedwe4

  • DESCRIPTION
  • COMMENT
  • MAP
  • O
  • L
  • M

THE TWO TREES

BELOVED, gaze in thine own heart,
The holy tree is growing there;
From joy the holy branches start,
And all the trembling flowers they bear.
The changing colours of its fruit
Have dowered the stars with merry light;
The surety of its hidden root
Has planted quiet in the night;
The shaking of its leafy head
Has given the waves their melody,
And made my lips and music wed,
Murmuring a wizard song for thee.
There the Loves a circle go,
The flaming circle of our days,
Gyring, spiring to and fro
In those great ignorant leafy ways;
Remembering all that shaken hair
And how the wingèd sandals dart,
Thine eyes grow full of tender care:
Beloved, gaze in thine own heart.

Gaze no more in the bitter glass
The demons, with their subtle guile,
Lift up before us when they pass,
Or only gaze a little while;
For there a fatal image grows
That the stormy night receives,
Roots half hidden under snows,
Broken boughs and blackened leaves.
For all things turn to barrenness
In the dim glass the demons hold,
The glass of outer weariness,
Made when God slept in times of old.
There, through the broken branches, go
The ravens of unresting thought;
Flying, crying, to and fro,
Cruel claw and hungry throat,
Or else they stand and sniff the wind,
And shake their ragged wings; alas!
Thy tender eyes grow all unkind:
Gaze no more in the bitter glass.

William Butler Yeats, The Rose, 1893.

MÚSICA: Loreena McKennitt - The Two Trees
www.youtube.com/watch?v=chU3ZZ67-VI&feature=share&amp...


1.3%